Orgullo de mi ciudad

EL CAMINO RECORRIDO

Orgullo de mi ciudad

Por tercera vez, esta tarde se realizará la Marcha del Orgullo en la costanera de Gualeguaychú. Manuela González, actualmente concejala del oficialismo, fue la primera funcionaria trans en la historia de la ciudad. Para La Mala, realizó un recorrido sobre las conquistas más importantes llevadas a cabo en este tiempo.

Texto: Luciano Peralta

|

|

Ilustración: Diego Abu Arab

Los derechos no se mendigan, los derechos se conquistan. Y de eso sabe Manuela González, la Manu, quien, en un puñado de años se ganó varios títulos: la primera maestra trans de Gualeguaychú, la primera funcionaria trans de la Municipalidad y, más acá en el tiempo, la primera concejala trans.

A horas de la tercera Marcha del Orgullo en la costanera de la ciudad, dialogó con La Mala e hizo un balance de las conquistas logradas en los últimos años, durante su gestión en el área de Género y Diversidad del Municipio.

“Hay que tener en cuenta que nosotras éramos las que terminábamos el secundario y si tenías la suerte de poder irte de la ciudad te ibas con la promesa de no volver. En algún momento, Gualeguaychú fue muy hostil con nosotres. Eso cambió, la ciudad se volvió más amigable, más abierta, es una ciudad que reivindica la diversidad”, dice Manu. Y apela a “la historia de Gualeguaychú respecto a la diversidad sexual”, a la década del 70, con la emblemática Barra Divertida y al recorrido que iban a continuar El Ángel y el propio Carnaval del País.

Manu habla del cuerpo como sujeto político. A eso hay que prestarle atención. Porque no hay metáfora en su discurso: el cuerpo como sujeto político es el cuerpo de una travesti. El cuerpo que históricamente fue socializado para estar parado en una esquina ejerciendo la prostitución. En la zona roja porteña, en el Parque Sarmiento que relata Camila Sosa Villada en Las Malas, o en Bolivar y algunas de las transversales del centro de Gualeguaychú. Todos aprendimos que ese era el lugar para ese cuerpo.

Pero la Manu es de esas personas que nacieron para cambiar algunas cosas, para humanizarlas, para hacerlas mejor. Como Camila, con Las Malas, si se me permite el paralelo: las travestis no podían ser super estrellas de la literatura nacional, como Camila; tampoco maestras de grado y funcionarias políticas, como Manuela.

“Mi condición de docente me ayudó mucho para dar el debate, para conversar con la gente, para destruir mitos y prejuicios; para hablar de derechos laborales y sociales, que aun faltan un montón, pero que se pudieron ir conquistando. Gualeguaychú empezó a ser un faro de diversidad en toda la provincia. Hubo un efecto dominó: otras ciudades empezaron a armar sus organizaciones, a hacer actividades en conjunto, con otras organizaciones de la provincia, incluso. Salió el cupo laboral trans en Gualeguaychú, después salió en San José, después en Gualeguay, Victoria y Concepción del Uruguay. A mí me llamaban para conocer cómo empezar a trabajar, fuimos referencia”, se enorgullece.

La primera Marcha del Orgullo, en 2021, marcó un antes y un después en la historia LGBT de Gualeguaychú (Foto: Luciano Peralta)

Cuando el intendente Piaggio la convocó para que sea parte de la gestión, en 2019, la ahora concejala marcó dos desafíos sobre el resto: la Casa de la Diversidad y el compromiso para generar políticas “que permitan sacar a las chicas de la calle y construir más derechos para las compañeras”, dice, se emociona, toma aire y sigue.

“Y si bien lo de la construcción de la casa tardó más, porque la empresa que ganó la licitación quebró, ambas son una realidad. El desafío de la gestión que viene es ponerla en funcionamiento. Otro de los grandes logros políticos fue que viniera (al área) una nena trans de 9 años, acompañada por su papá y su mamá, que las familias empiecen a visualizar que las infancias trans existen y a acompañar los procesos identitarios”, remarca. Y recuerda que una de sus primeras medidas como funcionaria fue “acompañar a las compañeras a hacerse el cambio de DNI, muchas de ellas todavía tenían el documento verde, por consiguiente, no iban a votar, estaban fuera del sistema”.

“Lo que más me enorgullece, es poder haber llegado con herramientas a las personas heterosexuales, hacerlas parte”

Entre las conquistas de estos últimos años, resalta, además: la creación del Presupuesto Participativo para la Diversidad; las dos ediciones de la Copa Juguemos por la Equidad de Género; las capacitaciones en la Ley Micaela, en las áreas municipales y en el deporte, que llegó a todos los clubes de Gualeguaychú; la creación del documental Abrazo con Orgullo y el izamiento dela bandera del arcoíris en la plaza San Martín; la capacitación en Diversidad para todo el Gabinete municipal y el trabajo conjunto con la Coordinación Departamental de Educación Sexual Integral (ESI), dependiente de la Dirección Departamental de Escuelas, junto a quien capacitaron a 300 docentes.

Manuela González, junto a otras representantes del colectivo LGBT, en la sesión del Concejo Deliberante en que fue institucionalizada la Casa de la Diversidad (Foto: Luciano Peralta)

“Otro gran logro político fue, ya desde 2018, la creación de los Centros de Hormonización Municipales. El primero fue en el CIC Néstor Kirchner, donde empiezan a trabajar la terapia de remplazo hormonal en personas travestis-trans y no binarias. Y después se replicó en el CAPS Patico Daneri”.

Los centros de hormonización se convirtieron en un derecho a parir de la aprobación de la Ley de Identidad de Género. Tras la creación de los mismos, el Hospital Centenario generó este servicio, también público, abierto y gratuito, y, más adelante lo hizo el Centro de Salud Juan Baggio. Quien está a la cabeza de ambos dispositivos es el doctor Gustavo Migueles, que “además de ser una maravillosa persona, es de esos médicos que necesitamos, tiene una capacidad de empatía enorme y le hace honor a su trabajo”, destacó la referente local.

“A partir de la creación del programa Potenciar Trabajo, en la ciudad llegamos al 80% de las personas travestis-trans y el otro 20% recibió el programa Acompañar. Gracias a esas herramientas muchas compañeras pudieron finalizar sus estudios secundarios y tantas otras, formarse laboralmente”, destacó Manu. Y, por último, habló del evento de este sábado: “Durante esta gestión, nació la Marcha del Orgullo, que desde sus comienzos contó con el total apoyo del área de Género y Diversidad. Si bien es un enorme orgullo para toda la comunidad LGBT, también lo es para quienes no son parte, eso es muy importante. Fue un logro comunitario y lo que más me enorgullece es poder haber llegado con herramientas a las personas heterosexuales, hacerlas parte”.