w JOVENES EN GESTION Y EL FUTURO DEL PERONISMO ENTRERRIANO 1

JÓVENES EN GESTIÓN Y EL FUTURO DEL PERONISMO ENTRERRIANO

INTENDENTES REELECTOS

JÓVENES EN GESTIÓN Y EL FUTURO DEL PERONISMO ENTRERRIANO

El peronismo. Movimiento de masas, partido político y herramienta de gestión. En la nota que sigue, Agustina Díaz entabla un diálogo con tres jóvenes intendentes entrerrianos, los tres reelectos en sus comunas, sobrevivientes a gran derrota del 2023.

Texto: Agustina Díaz

|

Ilustración: Diego Abu Arab

w JOVENES EN GESTION Y EL FUTURO DEL PERONISMO ENTRERRIANO 1

En 2023 el peronismo entrerriano obtuvo una paliza histórica. Por supuesto, es justo reconocer las implicancias del contexto nacional en la derrota, pero no es menos cierto que la dirigencia provincial no había realizado demasiados esfuerzos por conquistar un nuevo voto de confianza.

Por ocho años, la conducción bordetista taponó el ascenso de nuevos liderazgos, decidió no invertir mucho tiempo ni energía en contener la militancia partidaria, buscó no diferenciarse demasiado de sus opositores y se mostró predispuesto a acompañar a Rogelio Frigerio en su proceso de entrerrianización. Fue el propio Gustavo Bordet, recién asumido como gobernador, el que le garantizó abundantes y amenas reuniones en la Casa Gris al entonces ministro del Interior macrista, a la vez que realizaba declaraciones sobre el fin del kirchnerismo y aseguraba apoyo legislativo en el Congreso nacional a las iniciativas políticas del gobierno de Cambiemos.

Una vez culminada la experiencia macrista, con la llegada a la presidencia de la fórmula de unidad Fernández-Fernández, la falta de renovación dirigencial del peronismo entrerriano continuó en el período 2019/2023 en medio de disputas intrascendentes protagonizadas por las cabezas del clásico binomio Concordia-Paraná. Así fue como el espectro político del peronismo provincial se fue convirtiendo en un circulo cada vez más pequeño y ajeno a las bases militantes, frustradas, asimismo, por un gobierno nacional que había incumplido la promesa de regresar a los “días más felices”.

Pero no todo fue derrota en 2023 para el peronismo entrerriano. A contrapelo de lo que sucedió en gran parte de los distritos, tres jóvenes intendentes fueron ratificados en sus cargos. Distantes de las operaciones mediáticas de los pasquines de la capital entrerriana, alejados de las lógicas de las grandes campañas, ocupando los lugares menos visibles de los estridentes actos partidarios que mostraban los mismos rostros de siempre, ellos apostaron a su identidad política y local y lograron ser reconocidos por sus bases militantes y electorados. Es hacia esos distritos donde ahora se direccionan los ojos de un entramado político militante, peronista y más federal, que no está dispuesto a repetir las viejas recetas y se dispone a exigir renovación, territorialidad, cercanía y la clausura de la trillada disputa Paraná-Concordia. Por eso, desde La Mala, entrevistamos a sus protagonistas.

AUTÉNTICO PANZA VERDE

Gustavo Bastián era un verdadero “gurí panza verde” en la Capital Federal. Rondaba seguido por la Casa de Entre Ríos junto con la Asociación de Jóvenes Entrerrianos, con el interés no sólo de seguir prendido a la mateada amena y las risas pueblerinas de otros estudiantes, también con el deseo era continuar vinculado al desarrollo de los asuntos políticos de su lugar de origen. “Era el primer Gobierno de Cristina y estaba la disputa con las patronales rurales por la 125. Todos los compañeros y compañeras que fui conociendo a lo largo de mi estancia allí en Capital, hasta el 2013, me han enseñado y me han ayudado a generar las herramientas que hoy volcamos en nuestra gestión. La construcción colectiva de un proyecto político, de un proyecto de ciudad, hace mucho más fácil la tarea aún en tiempos complejos”.

A pesar de tener todo en contra dentro de su propia estructura partidaria, Bastián se presentó como candidato a intendente en la ciudad de San José en el año 2019 y logró imponerse.  Acompañado por un grupo muy joven de gestión, tres meses después de asumir, se encontró con un escenario impensado para cualquier dirigente hasta entonces: “La pandemia hizo que transcurran casi los dos primeros años con muchas incertidumbres, sobre todo para los que por primera vez teníamos responsabilidades al frente de un municipio o de una concejalía. A media que fue quedando atrás pudimos llevar adelante el plan de gobierno que nos habíamos propuesto.”

Superado el trago amargo de la pandemia Bastián comenzó a golpear todas las puertas posibles para darle al municipio un dinamismo inédito hasta ese momento. “Pudimos desarrollar mucha obra pública, nunca en la historia San José recibió tanto financiamiento económico como los fueron en los años 2022 y 2023. Cumplimos con el compromiso de campaña de estar con delegaciones municipales en todos los barrios y darle cara y respuestas a la gente”.

Quienes manejan las encuestas de opinión pública saben que en Entre Ríos “educación, salud y trabajo” son los temas que históricamente lideran los rankings de interés de la gente de a pie porque el acceso a esos tres derechos organiza la cotidianeidad familiar y garantiza un piso de calidad de vida en nuestras ciudades litoraleñas (aún no tan acuciadas por hechos graves de inseguridad y otros problemas propios de las grandes urbes). En ese entendimiento, Bastián concentró sus esfuerzos logrando importantes avances: se creó la primera escuela municipal de artes y oficios, se desarrollaron carreras universitarias, se realizó el Plan Municipal de Conectividad que garantizó a todas las escuelas conexiones gratuitas a internet, se gestionaron becas, se construyeron y pusieron en funcionamiento dos centros de salud desde donde se desarrollan  abordajes sanitarios en todos los barrios, se recuperó la administración municipal del complejo termal y se promovió la actividad turística que alcanzó récords de inversión.

A diferencia de otros intendentes, en 2023 Bastián realizó una campaña local que no le escapaba a la discusión por el proyecto nacional y, a sus 39 años, logró ser reelecto al frente del municipio. “Acá en San José ganó nuestra boleta completa. Con porcentajes diferentes, pero nuestra propuesta electoral se impuso por bastante diferencia en lo nacional, provincial y por mucha más en lo local. Hicimos mucho hincapié en campaña que para llevar adelante la gestión municipal se necesita del acompañamiento de los dos estamentos mayores y un alineamiento político que permita seguir desarrollando la ciudad”.

A pesar del contexto signado por el recorte abrupto de recursos, Bastián se niega a detener los proyectos diseñados para que San José siga creciendo y rechaza la idea de un peronismo conservador que sólo intente retener los espacios institucionales aún no perdidos. Por el contrario, el joven dirigente afirma con entusiasmo: “hay mucho futuro en nuestro espacio político, más allá del resultado de la elección del año pasado. En toda la provincia tenemos compañeros y compañeras que han sido ratificados en sus ciudades, que tienen responsabilidades y territorio, y que le están poniendo el cuerpo a esta realidad que padecemos como consecuencia de estas políticas que están implementando desde el gobierno nacional en complicidad con el provincial”.

¡No hay que inventar nada, hay que volver a leer a Perón!

Como intendente de una pequeña localidad del interior del Departamento de Colón, el joven dirigente reconoce la necesidad de que el peronismo salga de los “centros” construidos para tener una mirada más permeada por el interior del territorio: “Tenemos una provincia con realidades muy diversas, con distintas necesidades y con nuevas demandas. Creer que desde las grandes ciudades van a salir las soluciones para las demás localidades, sobre todo los municipios chicos, las Comunas y las Juntas de Gobierno, es estar errando nuevamente. Mas allá de los senadores y diputados departamentales, hay otros actores que tienen que ser sumados y convocados a la hora de delinear una política pública”. 

Coherente con las ideas que profesaba hace algunos años atrás, cuando dejó la Capital para regresar a hacer política en su provincia natal, el joven intendente sostiene que “nuestro movimiento tiene que volver que recuperar la esencia por la que siempre lucho: el trabajo, la justicia social, el desarrollo de nuestras industrias y el bienestar de nuestro pueblo ¡No hay que inventar nada, hay que volver a leer a Perón!”, dice. Y señala, como quien da un categórico consejo: “tenemos la doctrina, tenemos el concepto de comunidad organizada y tenemos un apotegma que algunos lo repiten y pocos lo practican que es el de Primero la Patria, después nuestro movimiento y luego los hombres”.

EL NORTE ENTRERRIANO TAMBIÉN EXISTE

Si hay una región que se identifica con la imagen de una Entre Ríos chamarritera y chamamesera, generosa en monte, de gente cálida y alegre, esa región es el norte entrerriano. Se trata de la zona del territorio más alejada de la Capital Federal, la más rural y, lamentablemente, la históricamente más olvidada por la política provincial.

Por aquellos pagos, hace 42 años, nació Damián Arévalo, dos veces intendente de San José de Feliciano y uno de los jóvenes dirigentes provinciales que los compañeros peronistas observan con afecto por sus modos de construcción política y su incansable manera de trabajar.

Sus primeros pasos en la militancia política los dio en la Universidad Tecnológica Nacional – Regional Paraná, mientras estudiaba. De regreso en la ciudad, por el 2014, comenzó su militancia activa al ingresar como técnico ala gestión municipal. Cinco años más tarde, se convertiría en intendente para ser reelecto en dicho puesto en 2023.

“Con un equipo muy joven de gobierno afrontamos una primera etapa de pandemia que fue difícil, pero, superado eso, empezamos a trabajar con ideas nuevas, con mucha transparencia y con una fuerte articulación con el gobierno nacional y provincial que nos permitió hacer muchas cosas por Feliciano. Pudimos dar muchas respuestas y estar cerca del vecino”, expresó, en diálogo con La Mala.

“El dedo, la contratación o ubicación de familiares, la falta de territorio, no pueden ser más los elementos de representación de los cuadros políticos del PJ”

Con un estilo abierto y accesible, Arévalo logró sortear las disputas políticas internas que, aunque intrascendentes para “el afuera”, pueden ser determinantes para la continuidad de un signo político en una gestión local. “Creo que la gente vota mucho a las personas, a las gestiones. En nuestra ciudad, pese a la avalancha de votos de la oposición, pudimos defendernos con una gestión joven que hizo mucho por la gente con mucha transparencia, tema que creo que es la bandera de ataque de nuestros opositores”.

Arévalo no se equivoca al insistir y subrayar a la transparencia como un valor fundamental considerado por los electores. Escándalos de corrupción, opacidad en el manejo de los fondos públicos, nepotismo en las designaciones de cargos y la distancia sideral entre la forma de la vida de la gente y los dirigentes, fueron elementos que no sólo llevaron a la pérdida de electorado sino a la desafección de militantes de base de las líneas más íntimas del peronismo.

En ese sentido, al preguntarle por el futuro del peronismo entrerriano, el intendente del norte provincial dice con claridad: “hay una imperiosa necesidad de autocrítica y de recambio, pero de verdad, no sólo como un título y después todo siga igual. Hay que leer o entender lo que dijeron claramente las urnas. El dedo, la contratación o ubicación de familiares, la falta de territorio, no pueden ser más los elementos de representación de los cuadros políticos del PJ. No podemos llevar adelante una propuesta electoral donde la representación no sea más federal. Hay ciudades grandes con caudales de votos, pero se gana o se pierde por mil o dos mil votos, mientras que hay ciudades pequeñas que sacan diferencias más grandes. Tenemos que pensar en los cuadros políticos que sean representativos y que generen algo nuevo en el electorado. Insistir con que un candidato de una ciudad de grande se lleva más votos, evidentemente, no alcanza.”

Mientras Arévalo incentiva las actividades de formación política de la juventud partidaria e intenta garantizar asistencias a los jóvenes de Feliciano que estudian afuera para que regresen a su tierra a desarrollarse, cada día le pone el pecho a la administración de su municipio en un escenario pocas veces visto: “En la actualidad nos manejamos con mucha prudencia, controlando los gastos y privilegiando el pago a empleados, sus aumentos y los servicios fundamentales. El municipio es la caja de resonancia de los problemas de la ciudad ya que la provincia y el estado nacional aportan poco o nada. Tratamos de otorgar la mayor contención social posible en alimentos y prestaciones de salud porque a la gente no le alcanza con sus ingresos”.

PINTA TU ALDEA…

Mauro Díaz Cháves comenzó a interesarse en política por el 2003, cuando los jóvenes eran llamados a protagonizar los asuntos políticos y la militancia se multiplicaba por todos lados. “Comenzamos la militancia al ver un país que ofrecía un futuro. Marcó el principio el gobierno de Néstor y los dos de Cristina, donde nuestros viejos tenían un sueldo como la gente, que les permitía llegar a fin de mes y tener una movilidad social ascendente. Nos sumamos en un proceso virtuoso para los jóvenes, era algo que se proponía desde el gobierno nacional y provincial la participación. Hoy, a mis 36 años, recuerdo con mucha añoranza a aquella época”.

Con el entusiasmo propio de la juventud y fiel al clima de época de la participación activa, este joven peronista se incorporó rápidamente en la gestión pública provincial. Para 2015, el entonces ministro de Gobierno y Justicia, Mauro Urribarri, lo convocó para desempeñarse como titular en la Dirección Provincial de Juntas de Gobierno y allí emprendió un importante proceso de crecimiento político. Pocos funcionarios recorrieron tanto el extenso territorio entrerriano como Díaz Cháves, quien se dio a la difícil tarea de andar los intransitables caminos rurales para llegar a los vecinos y productores de cada pueblito. Así fue conociendo y apasionándose cada vez más de las capacidades y potencialidades de su provincia, pero, también, cayendo en cuenta de los daños que provoca la falta de compromiso y de gestión en la vida de la gente y de las comunidades.

En 2019, el municipio de Aldea San Antonio del Departamento Gualeguaychú (de fuerte ascendencia alemana del Volga), lo eligió como intendente por primera vez, honor que le volvería a conceder cuatro años más tarde. “Mi primera intendencia la viví como un militante político, con responsabilidad, con un montón de realizaciones que pudimos conseguir y mejoraron la calidad de vida de la sociedad. Esos logros hacen que uno se vaya familiarizando y a pesar de los desaires, conflictos o, por ejemplo, la pandemia, uno se siente bien con lo que está haciendo”.

Pero Díaz Cháves no sólo adquirió la expertise de la gestión provincial, sino que en medio de su primera intendencia se tomó un año para desempeñarse en el Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento y liderar las gestiones de toda la región mesopotámica.  Al culminar su paso por la burocracia nacional y ya de regreso al municipio, continuó con la gestión de luminarias, accesos y cámaras de video vigilancia.

“Si la gente aún tiene expectativas con este gobierno es porque durante mucho tiempo no pudimos solucionar, desde el peronismo, cuestiones de fondo”

Cada mes de febrero, la Aldea San Antonio abre sus puertas para invitar a todo el mundo a celebrar su aniversario de fundación y la identidad inmigrante alemana del Volga. Allí estará el Intendente, en medio de las familias, con la suya, tomando mate y comiendo chucrut, como quien no puede divorciarse de lo que realmente es. Una escena bastante impensada para parte de la “elite” política del peronismo provincial, que vive de un modo diametralmente distinto al de las personas que pretende representar. 

“La política tiene que hacer el ejercicio de escuchar a las inquietudes de la gente. El distanciamiento de la política de los problemas reales que tienen las personas en la diaria ha hecho que, aún con este ajuste brutal, el gobierno nacional tiene tanto apoyo de la sociedad. Ahí hay culpa de la dirigencia peronista, de haberse corrido de ese lugar (…)Estar en el municipio te ayuda a saber de primera mano qué le pasa y qué necesita el vecino. Si la gente aún tiene expectativas con este gobierno es porque durante mucho tiempo no pudimos solucionar, desde el peronismo, cuestiones de fondo. Debemos volver a las bases, y los intendentes tenemos un lugar central, tenemos que hablar un idioma que seduzca a la gente”, reflexiona Díaz Chávez, mientras entretiene a su hijo de brazos, resuelve asuntos del municipio e intentar pensar el modo en el que el peronismo departamental gualeguaychuense se reconstruye para disputar representación los próximos años.

Por estas horas, mientras con verdadera vocación política hay quienes se dan a la tarea de prender las pantallas de las garrafas de las unidades básicas para arrimar a mate y un espacio de discusión a unamilitancia cansada y alicaída, en otras oficinas, más suntuosas, algunos integrantes “del movimiento más grande de occidente” ya negociaron con La Libertad Avanza su apoyo a la Ley de Bases.

En las antípodas de las experiencias militantes y de gestión, abocadas a resolver problemas concretos e impostergables, se encuentra el juego enroscado de un puñado de dirigentes que se prenden de la función pública o la representación legislativa como un elemento de poder a conservar desprovisto de sentido, de identidad, ideología e intención. Nada más dañino para quienes reivindican el rol del Estado y la importancia de la participación política, que aquellos que representando esas ideas sólo se han servido de ellas. En esta tensión se resolverá (o no) el futuro del peronismo entrerriano.


captura de pantalla

por Tati Peralta

gatica, el mono (leonardo favio, 1993)

Favio es, sin duda, uno de los grandes narradores del peronismo. La peli repasa la vida de José María Gatica, su ascenso y caída, y su relación con el poder político, especialmente durante el auge y la caída del peronismo. Como en todo el cine de Favio esta muy presente el costado emocional e identitario del peronismo.

Perón: Actualización política y doctrinaria (solanas-getino, 1971)

A través de una serie de entrevistas con Juan Domingo Perón, exiliado en Madrid, el documental repasa las ideas del líder justicialista sobre el contexto político y social del país. EL DATO: un jovensísimo Pino Solanas es el encargado de la entrevista. Este documental no solo es una actualización doctrinaria, sino también un retrato íntimo del líder y su conexión con el pueblo, mostrando la esencia del peronismo en toda su complejidad y fuerza.

Puerta de hierro (victor laplace, 2012)

Una casa a 10 mil kilómetros de distancia de Buenos Aires, en la que confluyen los intereses políticos de todo un país. Una casa habitada por un ex presidente derrocado y desterrado, por su esposa y futura presidente, y por su secretario que creará a la salvaje Triple A. Una casa visitada por líderes montoneros, sindicalistas, militares opositores y amigos, turistas y estudiantes del mundo. Una casa que fue testigo de la vida cotidiana del líder argentino más importante del siglo XX, de su mundo privado, y de su amistad con una joven mujer que llegó a conocerlo como nadie: Sofía.