Sinergia, espacio INCAA: la resistencia del arte

DESDE LA COMUNIDAD

Sinergia, espacio INCAA: la resistencia del arte

La calle Alem es uno de los lugares más lindos de nuestra ciudad. Por las luces, por los adoquines, por su historia. En el número 367 de esta calle se encuentra Sinergia, un centro cultural que hace poco se convirtió en espacio INCAA.

Texto: Isidro Alazard

|

|

Fotografía: Joaquín García

Sinergia nació hace más de catorce años como una sala de teatro independiente, pero ahora se encarga de ofrecer fines de semana llenos de actividades diferentes para todas las edades. Después de cuatro años de búsqueda, en marzo se convirtió en Sinergia Espacio INCAA, el primero en Gualeguaychú. Brinda funciones de cine nacional todos los jueves, además de ser generador de múltiples jornadas de juegos, talleres y teatro.

El Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) fomenta y regula la actividad cinematográfica en todo el país. Obtener su reconocimiento fue todo un logro, pero es clave destacar el esfuerzo y persistencia de la comunidad de Sinergia. Por eso La Mala charló con Valeria Balsini, titular del centro cultural.

-¿Qué es Sinergia? ¿Cómo surgió?

– Sinergia surge inicialmente como un grupo teatral que empieza a hacer sus producciones en Gualeguaychú, producciones propias con temporadas teatrales. En el hacer nos damos cuenta que era necesario tener nuestro propio espacio para presentar esas producciones. Luego empezamos a darnos cuenta que estaba bueno empezar a diversificar la programación teatral, entonces empezaron a venir elencos de distintos lados del país, de la provincia, del mundo y talleristas externos también. Con el correr del tiempo nos dimos cuenta que era necesario diversificar las propuestas, ahí empezamos a transformar un espacio que era predominantemente teatral en un espacio con diversas actividades, y ahí se crea el eje de trabajo de las actividades lúdicas y el eje de trabajo audiovisual, dónde empezamos a tener un montón de propuestas del espacio para con la comunidad. Eso hizo que crezcamos un montón y que nuestras comunidades, como nosotros le decimos a nuestro público, se vayan diversificando y se vayan conectando entre sí. Es un espacio abierto, creado y gestado desde el territorio, para y con la comunidad. Eso es lo más importante porque nosotros trabajamos la escucha y desde ahí proyectamos nuestros haceres.

“Es un espacio abierto, creado y gestado desde el territorio, para y con la comunidad”

-¿Cómo nace el Espacio INCAA?

-Estuvimos peleando cuatro años para tenerlo. A partir de marzo de este año fue una realidad y eso generó una revolución en todas nuestras comunidades. Surge porque, por ejemplo, teníamos un taller de análisis cinematográfico donde se veía que había en la comunidad la necesidad de ver otras películas que no sean de cine comercial o que no se proyectan en el otro cine. Desde esas necesidades es que gestamos las cosas en Sinergia. Creemos muy necesario que haya espacios de encuentro, de debate, de intercambio. Y en ese sentido toda nuestra programación tiene una identidad en todos los ejes de trabajo, tanto en lo teatral, como en las actividades lúdicas, como en la programación de cine y el taller de análisis cinematográfico. Cuidamos mucho lo identitario, que sea también con entradas de precios accesibles para también democratizar el acceso de la comunidad a nuestro espacio.

-¿Qué significa ser reconocidos como Espacio INCAA?

– Es un logro enorme, de los más grandes de nuestra historia como espacio cultural, sobre todo por lo simbólico. Creo que es un símbolo de persistencia. No desde el lado de lo meritocrático, sino desde el lado de insistir ante un sistema que te dice que no podés, que si no es un espacio comercial no podés existir. Yo creo que en ese sentido los espacios culturales independientes somos lugares de resistencia ante un sistema que te dice lo contrario. Creo que haber podido abrir el espacio INCAA después de 4 años es un símbolo de la persistencia y también de las oportunidades. Porque nosotros gracias a un concurso de Nación, en el que aplicamos y donde explicamos la importancia y la necesidad de que este espacio esté abierto, pudimos ganarlo y con el premio comprar el equipamiento que el INCAA pedía. No muchas veces se te da la oportunidad y no muchas veces podés sostener por tanto tiempo un deseo colectivo, porque no es un deseo personal ni para beneficio propio ni de unos pocos. Es un deseo colectivo que estaba latente, que nosotros vimos.

Valeria y Claudio, los pilares del espacio cultural independiente que el año próximo llega a sus primeros 15 años de vida

-¿Qué otras cosas hacen?

-Muchas veces invitamos a diferentes instituciones intermedias, le prestamos el espacio al profesorado de teatro UADER para dictar diferentes cátedras, hacemos funciones especiales para colegios secundarios y primarios que visitan la sala. Formamos parte de la organización del “Paseo Alem”, con nuestra ludoteca itinerante vamos a jugar a la cárcel, a la Unidad Penal N° 9, al Centro de Día de adultos mayores y a distintos espacios comunitarios de la ciudad. También tenemos un montón de actividades por fuera, como por ejemplo los proyectos que hemos hecho con los museos, el “Sinergia Tour”, en el que viajamos a diferentes espacios culturales de otras ciudades con la comunidad de Sinergia para que vean otras formas de hacer; hacemos muchos eventos en la calle, trabajamos en conjunción con la comisión vecinal del barrio del puerto; hacemos fiestas de lotería, de cierre, de apertura de año, traemos muchas propuestas gratuitas; funciones de cines para escuelas, las funciones de cine en otros espacios.

“Los espacios culturales independientes somos espacios de resistencia ante un sistema que te dice lo contrario”

-¿Qué fin tiene el espacio?

-En principio, generar un espacio abierto a toda la comunidad: de escucha, de intercambio, de aprendizaje. Donde interpelemos nuestros sentimientos, nuestros pensamientos. Un espacio de encuentro con acceso de todas las personas, donde se democratiza el acceso a lo cultural y se articula con instituciones intermedias. Un espacio de crecimiento colectivo, de crecimiento comunitario, de escucha también, muy necesario en estos tiempos. Sinergia es un espacio alternativo como los otros centros culturales independientes, donde pasa toda la actividad independiente que no se ve en otros lados.

-¿Qué sigue para Sinergia?¿Qué planes tienen?

-Poder seguir trabajando ya es un logro enorme. Ahora se viene complicado el tema de los alquileres y demás, pero bueno, seguimos proyectando. El año que viene Sinergia cumple 15 años, así que las dos cosas más grandes que vamos a proyectar para 2024 son: un festival de cine en marzo, que se va a llamar “Sinergia Cine: encuentro de cine documental hecho por mujeres”. Van a ser cuatro días de cine documental con proyecciones para público en general, para escuelas, en distintos espacios de la ciudad y en la sala Sinergia Espacio INCAA, por supuesto; y también un festival de teatro para septiembre, que es nuestro aniversario. Todavía no tenemos los recursos económicos, pero sí los recursos humanos y esperamos poder realizarlo.