UNIVERSIDAD Y PUEBLO: CLAVES PARA DEFENDER LO NUESTRO

PENSAR LO COLECTIVO

UNIVERSIDAD Y PUEBLO: CLAVES PARA DEFENDER LO NUESTRO

En la universidad encontramos la posibilidad de progresar individual y colectivamente: la formación académica y cultural que nos brinda nuestra Universidad Pública permite movilidad social ascendente y la generación de profesionales del más alto nivel para el progreso de la sociedad argentina ¿Podríamos pensar en el desarrollo económico, social y político de nuestro país sin profesionales?

Texto: Josefina Ibarra

|

|

Fotografía: Luciano Peralta

La universidad no es sólo un espacio de formación académica, sino que también es un lugar de construcción colectiva, de conocimientos y de prácticas, de vinculación con la comunidad y de lucha. Es un espacio clave para generar aportes que construyan colectivamente un pensamiento crítico y situado en este contexto actual donde se exige, cada vez más, la tecnificación del conocimiento.

Cientos de miles de universitarios le devuelven al pueblo día a día todo aquello que aprenden para engrandecer y poner nuestra bandera en lo más alto. El valor y la apuesta está aquí. Una Nación realizada es aquella que logra que todos tengan las mismas oportunidades, por ello luchar por la universidad pública, gratuita y de calidad es fundamental, y más aún en estos tiempos en los cuales intentan desprestigiarla y desfinanciarla.

CONTEXTO LOCAL

En la ciudad de Gualeguaychú funcionan más de 15 carreras terciarias y universitarias que han sido víctimas de la pobreza orquestada por el gobierno de Mauricio Macri cuando acordó la millonaria deuda con el FMI y ha trascendido los gobiernos hasta llegar al actual.

Frente a esto y a las amenazas de privatización de las universidades nacionales los estudiantes han transformado la bronca en lucha, la desesperanza en cantos y coros, y la tristeza en tranquilidad: al mirarnos a los ojos, al estar frente a frente a un otro (desconocido, quizá), entendemos que la salida es colectiva.

Durante el 2020, la gestión del ex intendente Martín Piaggio logró un convenio con la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER) para que las licenciaturas en Trabajo Social y Ciencia Política se dicten en la ciudad. Debido a la pandemia, las clases comenzaron en el 2021 y de manera virtual durante todo el primer año. A partir del segundo, se aplicó un régimen mixto: 50% virtual y 50% presencial, que duró hasta el 2023 cuando los estudiantes transitaban el tercer año de la carrera.

Antes de comenzar las clases, el 19 de marzo como dictaminaba el reglamento académico, los estudiantes nos encontramos con que la Municipalidad no quería continuar con el contrato antes firmado y por ende los gurises no comenzaríamos las clases a término. Es por ello que nos organizamos en una asamblea, exponiendo nuestra situación a los medios de comunicación y organizando clases públicas en la Plaza Urquiza: reclamado a las autoridades municipales y universitarias que se hagan cargo y resuelvan el problema.

“Miles y miles de estudiantes, docentes, graduados, profesionales y ciudadanos salieron en defensa de la Universidad Pública y Gualeguaychú no se quedó atrás en organización y movilización”

Habiendo comenzado las clases después de un mes llegó el 23 de abril. Día histórico en el país, cuando miles y miles de estudiantes, docentes, graduados, profesionales y ciudadanos salieron en defensa de la Universidad Pública y Gualeguaychú no se quedó atrás en organización y movilización.

Desde la asamblea de estudiantes de la Facultad de Trabajo Social (FTS) convocamos por redes y recorrimos las aulas de distintas facultades y terciarios invitando a una asamblea general de estudiantes, en la que definimos un plan de acción para el 23A.

El mensaje de la histórica movilización en la ciudad tuvo a los gobernantes como destinatarios: “Al pueblo, lo que es del pueblo. La educación no se toca”.

Seguimos defendiendo la educación en las charlas con los vecinos, con la familia, con amigos, en cada debate y la defendemos cuando hablamos hasta con nosotros mismos. Pero también creemos que la educación se defiende “desde adentro”. La participación estudiantil en la universidad es importante, porque somos las y los estudiantes quienes, junto a graduados y graduadas, personal administrativo y de servicios, y docentes participamos del cogobierno universitario. Somos quienes tomamos las decisiones, tenemos espacios donde nos podemos manifestar libremente sobre lo que pensamos.

Este valor que tiene la universidad pública no lo tienen otras instituciones, por eso es fundamental participar e involucrarse en estos espacios. Desde los cuales podemos, también, promover con más fuerza las ideas de acceso universal a los estudios superiores para qué más personas puedan permanecer y egresar de la universidad pública.

Aquí nuestro rol como estudiantes es crucial. La defensa de la universidad pública es hoy nuestro mayor estímulo a la hora de pensar en un futuro más igualitario y próspero, por eso, participar activamente en la vida política del Centro de Estudiantes es sumamente importante.

“La defensa de la universidad pública es hoy nuestro mayor estímulo a la hora de pensar en un futuro más igualitario y próspero”

Somos nosotros, los estudiantes, quienes conocemos mejor que nadie nuestras necesidades y las dificultades que atravesamos en nuestro paso por la universidad. Por ello, involucrarnos y ser partícipes en la discusión y en la organización estudiantil nos permite encontrarnos unidos, a pesar de las distintas miradas y concepciones que tengamos.

El Centro de Estudiantes es nuestro mayor órgano de representación y es allí donde debemos dar las discusiones necesarias para mejorar nuestras condiciones de estudio. Pelear por más y mejores becas; por espacios de estudio dignos; por el boleto gratuito de transporte público; por una currícula aggiornada a los nuevos tiempos, que contemple a los estudiantes que trabajan, maternan o están al cuidado de familiares; por una universidad más igualitaria y libre de violencias sexistas, étnicas y de identidad de género; y pelear contra el desfinanciamiento presupuestario son hoy algunos de los debates que estamos dando y que requieren del compromiso y el involucramientos de todos los estudiantes.

Por el amor, la igualdad, las disputas, por las generaciones venideras y en agradecimiento a nuestros padres y madres, que nos dieron la educación como arma para la defensa del país en el que vivimos, es que este 2 de julio estamos invitados a transformar y construir el centro que queremos. Acércate con tu DNI a votar en las elecciones del Centro de Estudiantes, desde las 10 de la mañana, en la Facultad de Bromatología (25 de Mayo y Perón).

¿te gustó nuestro contenido?

¡Apoyanos!